11 de marzo de 2015

Gallinas felices, huevos sabrosos

 
Cada vez son más las personas que saben apreciar la calidad de los alimentos artesanos, naturales, exentos de cualquier aditivo… También son cada vez más los que saben valorar y disfrutar el sabor de los alimentos procedentes de animales criados en condiciones de máximo bienestar, al aire libre y que se nutren de comida de primera calidad. Y esta es una de las razones por las que la familia Reyno Gourmet crece y crece cada año, ampliando la variedad de este tipo de productos demandados por los amantes de lo auténtico. Nuestra última adhesión es la de Huevos Camperos Larraz, que ya cuenta en su etiqueta con el distintivo rojo de Reyno Gourmet y el sello de Producción Integrada Navarra, toda una garantía de que sus huevos son sanos, naturales, de un amarillo intenso y con un sabor y calidad superior.

Huevos Larraz es una asociación joven formada por tres explotaciones que se dedican a la cría de gallinas en libertad para la producción de huevo campero en Navarra. Estas explotaciones ubicadas en Larrion, Los Arcos y Etxalar están formadas por personas comprometidas con la naturaleza y con su entorno rural, y que han apostado por quedarse en él y desarrollar su vida laboral en el mismo.


Larraz es una asociación abierta a la incorporación de nuevos socios que compartan su filosofía, que no es otra que la de la comercialización en común de huevos camperos a partir de sus propias explotaciones, así como su compromiso con la normativa y exigencias requeridas para la Producción Integrada.

Asociación Larraz tiene como objetivo buscar un hueco en un mercado cada vez más dominado por los grandes productores, a la par que conseguir que explotaciones familiares que crean tejido social y empresarial en zonas rurales tengan una posibilidad de éxito.

Las explotaciones de Larraz crían las gallinas en libertad, y tienen acceso al aire libre siempre que lo desean. Además, las gallinas ponedoras están alimentadas con cereales de primera calidad, compuesto por más del 50% de maíz, además del pasto que comen cuando acceden al campo. Esto hace que sus huevos camperos sean de extraordinaria calidad, y constituyan materia prima ideal, que dará un toque especial a tus recetas. Las instalaciones de las granjas de Larraz han sido elegidas cuidadosamente, ya que no sólo se tiene en cuenta el espacio exterior disponible para que los animales “campen” a sus anchas, también está estudiado el espacio disponible en el interior de las instalaciones, el número de bebederos, comederos, aseladeros para el buen descanso de las gallinas.

Alejandro Vidan y su mujer Idoya son los más veteranos de la Asociación Larraz. La granja que gestionan está ubicada en Larrion y su andadura en el mundo avícola se remonta al año 2004 con una granja de 8.000 gallinas camperas. Actualmente han duplicado su capacidad y han completado las instalaciones con una sala para marcaje y embalado del huevo.

Adrián Abaigar es un joven avicultor que desde el año 2011 se encarga de una explotación de 8.000 gallinas en el municipio de Los Arcos.

 
Por último, completa esta asociación que vende huevos camperos Angela Irisarri, que gestiona la explotación de Etxalar. Aunque ya tenía experiencia en el sector avícola, la actividad de la granja de gallinas comienza en el año 2013.

 ¿Qué es la Producción Integrada? Como hemos dicho antes la producción integrada está entre lo convencional y lo ecológico. Se trata de realizar una agricultura respetuosa con el entorno, rentable para el que la práctica y capaz de atender las demandas sociales a precios razonables. Sin utilizar métodos estrictamente ecológicos, se trata de de optar cuidadosamente por los que sean respetuosos con el medio ambiente a la par que rentables. No rechaza las técnicas convencionales pero las combina con otras más innovadoras para conseguir un sistema de producción más racional y sostenible.

Además exige el cumplimiento de unas normativas técnicas y la anotación de las operaciones realizadas en cuadernos de explotación. Asimismo las explotaciones distinguidas con la certificación de Producción Integrada se tienen que someter a controles fiables que garantices que se cumplen las normas.

Esperamos que los sellos de la certificación de Producción Integrada y del distintivo de Reyno Gourmet sea el impulso definitivo para que estos granjeros vean recompensado el tesón y esfuerzo que ponen en su trabajo diario.

Bienvenidos!