20 de octubre de 2009

Temporada de Piquillo de Lodosa



Con la llegada del otoño, los campos de la Ribera alta de Navarra se salpican de un rojo intenso; y en los pueblos de la zona, las conserverans comienzan una actividad frenética. El pimiento del Piquillo de Lodosa irrumpe cada temporada con su colorido acostumbrado y cada vez con más fuerza, con más vitalidad y con un sabor insuperable.

Recorrer en estas fechas los siete pueblos acogidos a la Denominación (Andosilla, Azagra, Cárcar, Lerín, Lodosa, Mendavia, San Adrián y Sartaguda) supone un auténtico placer para los sentidos.

Si algo caracteriza y distingue al Piquillo de Lodosa de otros pimientos similares es su proceso de elaboración, que se lleva a cabo en seco, sin que el fruto toque el agua ni cualquier otra solución química.

Al rojo de este pimiento que alegra la vista y al olor a asado que estimula al olfato, se une sobre todo el gusto. Ese sabor inigualable que ha hechizado a los grandes restauradores y críticos gastronómicos en igual medida que a simples y sencillos consumidores aficionados al arte del buen comer.

Disfrutadlos!