10 de julio de 2012

Tributo de las tres vacas: una propuesta para disfrutar de la cultura, el paisaje y la gastronomía navarra

Estamos en fechas en las que, tengamos o no vacaciones, el buen tiempo que nos acompaña nos anima a salir más y a disfrutar al aire libre. Si además podemos tener  la vista de un buen paisaje y buena comida, contamos con todos los ingredientes para pasar un día inolvidable. Por eso hoy te recomendamos que el próximo 13 de julio visites el municipio de Isaba, en el Valle de Roncal, donde se celebrará, como cada año desde hace 637 años el “Tributo de las tres vacas”, un acto histórico que constituye el tratado de paz transfronterizo más antiguo de Europa. Concretamente se celebra en la piedra de San Martín, un enclave natural, entre los pirenaicos valles de Roncal y Baretous (Francia), que señala la muga nº 262 entre los dos países. En 1375, una sentencia arbitral impuso a los bearneses el pago perpetuo de tres vacas por el aprovechamiento de los pastos roncaleses, y desde entonces se representa esta ceremonia que congrega a cientos de personas cada año.

Además, tras el acto, se celebra una comida popular en la que a buen seguro no faltara el Queso Roncal, un producto típico de la zona y único, que está reconocido por Denominación de Origen desde 1981, primera Denominación de quesos de España . 
El queso Roncal está elaborado con leche cruda de oveja, sin pasteurizar, y que proviene de cualquier punto de Navarra. Sin embargo, la elaboración y maduración de los quesos se realiza exclusivamente en los siete municipios que conforman el Valle de Roncal: Uztarroz, Isaba, Urzainqui, Roncal, Garde, Vidángoz y Burgui.
 
Así que, buena época para conocer más la cultura navarra asistiendo al acto del “Tributo de las tres vacas” y adquirir un gran producto Reyno Gourmet, el queso Roncal, en las queserías de la zona elaborado con todas las garantías, y un sabor único.

Feliz viaje

2 comentarios:

Caminarsingluten dijo...

Es muy interesante el mantener estas celebraciones históricas, y en un entorno tan bello como el Valle del Roncal, aún más.

Pero si después de disfrutar de esta celebración, os podéis tomar unos buenos quesos de la zona, mejor, que mejor.

Disfrutad de San Fermin con los toros, y luego del tributo con las vacas.

Besotes

Ana y Víctor.

Apicius dijo...

Que bueno es que no se pierdan estas costumbres ancestrales y que tenga una buena acogida por el publico actualmente.
Saludos