27 de febrero de 2013

¡Por fin Alcachofas de Tudela!

 
 
Ya es época y deberíamos aprovechar para comer la flor de la huerta, la verdura con Indicación Geográfica Protegida que más esperamos los que nos gusta la buena mesa. 
Alcachofa de Tudela con almejas, con cordero, fritas, en menestra, en tempura, en tortilla, escabechadas  ....Son tantas las posibilidades que nos ofrece la “Blanca de Tudela” que os animamos a, si sois “cocinitas”, deis alguna sorpresa a vuestros invitados con estas recetas.



¿Cómo reconocer este producto a primera vista y comprar de verdad la de Tudela? Os damos algunas pistas que la hacen única y excepcional: parece una flor por su forma característica y se distingue de otras porque es más redondeada y por tener un orificio circular en la parte superior debido a que las brácteas u hojas no llegan a juntarse para cerrar la cabezuela.

Semejante belleza, porque realmente es una verdura bella y muy fotografiada, tiene que contener sólo cosas buenas para nuestro organismo: tiene agua, hidratos de carbono,  proteínas – pocas verduras tienen tantas- y  fibra, con beneficiosos efectos a nivel intestinal. Contiene igualmente vitamina B1y vitamina B3, además de potasio, sodio y calcio. Conocidos son los efectos fisiológicos que provoca, pero, deberíamos saber que contiene cinarina, que estimula la producción de bilis por las células hepáticas y cuya acción también se extiende sobre las células renales, favoreciendo la eliminación de las sustancias de desecho - está recomendada para las enfermedades de hígado y de vesícula-. Está recomendada igualmente para las personas diabéticas por la presencia de inulina.  Ésta da lugar en el organismo a unidades de fructosa, un azúcar asimilable sin necesidad de insulina.

Del campo a la mesa y sabiendo lo que comemos

El cultivo de la Alcachofa de Tudela es anual para el producto destinado al consumo en fresco y puede ser bienal para el producto destinado a conserva. A finales de febrero o principios de marzo, comienzan a recogerse las primeras de forma manual, seleccionando los capítulos según su estado de maduración y con pases sucesivos de recogida, con intervalos de una semana como media, aunque si se fuerza el cultivo o en cultivos bienales, puede recogerse algo en otoño.

Desde el 2001, esta variedad tiene Indicación Geográfica Protegida, tanto para fresco como para conserva, todo un hito para los productores y empresarios agroalimentarios de las 33 localidades de la Ribera de Navarra de la zona de producción.

Ya en 1988 consiguieron la Denominación de Calidad para la producción de la zueca o planta gracias a la  tenacidad de los agricultores tudelanos y su buen hacer de siempre: se habían generalizado las zuecas de alcachofa  de la “ blanca de Tudela" como base de los cultivos de todo España y el producto tenía ya una especial acogida en los mercados de Barcelona y Madrid y en los del norte de la península.

Si quieres saber más de este producto de la Ribera, primero busca en el mercado o tienda habitual esta joya, luego degústalo y estaremos encantados de leer tus comentarios en las Redes Sociales de Reyno Gourmet ...

2 comentarios:

Caminarsingluten dijo...

¡Pero que buenas están las alcachofas de Tudela! y que recuerdos de esos días que estuvimos por Tudela con vosotros.

Besotes y ¡Buen fin de semana!

Ana y Víctor.

Navarra Gourmet dijo...

Gracias amigos. En breve estaremos en el salón de Gourmet y allí quiero veros para que las probéis. Abrazos